Mosqueruela: razones para darle un sí quiero al turismo rural

Tenemos un pueblo con encanto. Bonito, tranquilo, rodeado de naturaleza, patrimonio, historia, rutas senderistas y una gastronomía deliciosa. El turismo rural es una apuesta segura en cualquier época del año. También, por supuesto, este verano. Mosqueruela acelerará seguro cualquier decisión en vuestro planning vacacional. Ella pone el destino. Nosotr@s, desde Mosqueruela Rural, un amplio abanico de alojamientos turísticos, acogedores y confortables, para que disfrutes de una gran experiencia junto a l@s tuy@s.

La balanza se decanta más que nunca hacia al turismo rural. Hacia esa vuelta al campo. A la naturaleza, con Mosqueruela como telón de fondo. Estas son sus bazas:

 

Una estancia cálida y con todas las comodidades
Mosqueruela Rural ofrece una completa selección de alojamientos (apartamentos y casas) para convertir tu estancia en un bonito recuerdo de vuelta a casa. Para parejas o grupos, han sido diseñadas con una arquitectura y decoración de estilo rústico que no renuncia al toque personal dado a cada una de las viviendas.

‘Casa Vieja’, uno de los alojamientos turísiticos de Mosqueruela Rural.

 

Deporte al aire libre
Las vacaciones en entornos rurales como el nuestro son una buena formar de retomar la actividad física que hemos dejado un poco de lado durante las semanas de confinamiento. Nuestro término municipal está cosido por multitud de rutas, de diferente intensidad y longitud, para ponerse en forma y disfrutar de agradables jornadas al aire libre.
Aquí tenéis un catálogo de las muchas rutas que podéis planificar durante vuestras vacaciones en Mosqueruela.

 

Meriendas camperas
Las Truchas, la Fuente de la Huerta, o las ermitas de San Lamberto y San Antonio son algunas de las opciones cercanas para degustar una deliciosa merienda. San Antonio ofrece además una panorámica de Mosqueruela desde las alturas. Y un precioso lugar para disfrutar del atardecer.

 

Comida de verdad
El turismo gastronómico cobra sentido en nuestro pueblo. Y es que los sabores del campo y sus productos de proximidad bien merecen un viaje. Embutidos, conservas, carnes (rabo de toro, carrilleras), platos de siempre (gachas, pellas), fusión de cocina tradicional y de vanguardia, postres y hasta bebida con sello propio (zarzón) configuran el menú mosqueruelano.

 

Dosis extra de tranquilidad
Dormir a pierna suelta con el único sonido ambiente que el repicar periódico de las campanas es un aliciente para venir de visita. Callejear entre el rico patrimonio de nuestro municipio, y aprender de las historias que emanan de él, otro punto a favor para acabar de perfilar tus vacaciones rurales.

 

Con la ‘mantita’ que por la noche refresca
En verano se agradece poder ponerse la ‘rebequita’ cuando la noche se acerca, o cubrirse con la mantita durante la siesta… La colcha es elemento básico en el verano de Mosqueruela. Desde luego, su microclima ayuda a tomarse ese deseado respiro del calor sofocante.

 

Postres para saborear la Navidad

La Navidad ya está aquí, y qué mejor forma de celebrarla que en torno a una mesa y con propuestas gastronómicas tan dulces y típicas como los turrones. Hoy os mostramos el nuestro: un guirlache de almendras para saborear al máximo estas fiestas en la mejor compañía.

Lo más importante: los ingredientes. ¿Qué necesitamos?

  • 250 gramos de azúcar
  • 250 gramos de almendra Marcona
  • 1 cucharada grande de miel
  • Oblea para reforzar la base del turrón (opcional)

Y con la materia prima sobre la mesa, ¡nos ponemos manos a la obra! En aproximadamente media hora podemos tener listo este suculento postre.

Lo primero: hay que escaldar las almendras. Las pelamos y troceamos.

Mientras tanto, en una cazuela echamos una cucharada sopera de miel y fundimos hasta que tenga un color dorado, sin dejar de remover. Añadimos el azúcar y las almendras ya troceadas y removemos hasta caramelizar la masa, ya convertida en guirlache.

Es entonces cuando la extenderemos bien sobre mármol o sobre una base de madera o bandeja de horno (con la oblea, si hemos elegido esta opción). Y antes de que la mezcla se enfríe, trocearemos el guirlache y lo guardaremos en botes de cristal para mantener su crujiente durante todas las fiestas.

¡Buen provecho y… Feliz Navidad!